EDITORIAL: LA OCTAVA LEY ORGÁNICA EDUCATIVA INICIA SU APLICACIÓN.

Estimada lectora, estimado lector:

Tras la promulgación de la Ley Orgánica 3/2020, de 29 de diciembre, por la que se modifica la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (en adelante LOMLOE) se inicia una etapa en nuestro sistema educativo marcada por la puesta en marcha, de forma progresiva, de esta ley orgánica tanto en el ámbito estatal (reales decretos) como en el autonómico decretos y órdenes), en aplicación de la disposición final quinta que establece el calendario de aplicación  de la LOMLOE y la disposición derogatoria única que deroga expresamente la LOMCE.

El desarrollo de la ley en todos los ámbitos: curricular, competencial, organizativo, de escolarización, recursos humanos y técnicos… implica una ingente y compleja labor de desarrollo y concreción normativa en la cual las Comunidades Autónomas tienen un papel protagonista, pues la citada ley amplía sus competencias educativas y les confiere gran protagonismo en desarrollo normativo y en su implantación que deberá finalizarse durante el curso 2022-2023.

El próximo semestre, por tanto, será muy intenso en la educación española. Las Administraciones educativas y los agentes sociales protagonizarán intensos debates, propuestas normativas, polémicas parlamentarias y mediáticas en un ejercicio legítimo de imponer sus planteamientos pedagógicos, pero también laborales e ideológicos.

Ante esta situación USIE, al igual que en ocasiones anteriores, llevará a cabo, con rigurosidad y serenidad, un doble rol: el asesoramiento a las administraciones educativas y agentes sociales que lo demanden a quienes además se les elevarán propuestas y, por otra parte, propugnará los cambios legislativos y administrativos precisos para dignificar nuestra profesión e impulsar un nuevo modelo de inspección de educación, acorde con la realidad socioeducativa del tiempo que vivimos.  

Sobre esta última cuestión es relevante recordar que nuestras propuestas se efectuarán en el marco de la disposición adicional séptima de la LOMLOE referida al desarrollo normativo de la profesión docente. Dicha disposición adicional ha de concretarse en un proyecto legislativo elaborado por el Ministerio de Educación y Formación Profesional que debe contemplar al menos la regulación del acceso a la función docente, la formación inicial y permanente del profesorado y el desarrollo profesional de los docentes. Es la oportunidad para establecer las bases firmes de una carrera profesional al igual que existe en otros ámbitos de la función pública, como por ejemplo la sanidad. Es una aspiración pendiente desde hace más de una década cuando se iniciaron los debates sobre el Estatuto de la Función Docente que no fructificaron.

La falta de consenso que ha existido en la LOMLOE esperemos que no enturbie e impida llevar a cabo los cambios necesarios que demanda el profesorado y el sistema educativo, aunque el escepticismo no se puede evitar viendo la incapacidad de nuestros dirigentes de llegar a acuerdos por el bien general. El Ministerio tiene la obligación moral de ejercer el liderazgo en este sentido y las CCAA de cooperar y tomar acuerdos que cohesionen y mejoren el sistema educativo en dos de sus factores clave de calidad: el profesorado y la inspección educativa.  

Precisamente la LOMLOE es el objeto de varios artículos que se publican en este número y cuyo contenido fue expuesto en el I Encuentro Virtual de la Inspección de Educación,  llevado a cabo durante el mes de noviembre de 2020 organizado por USIE y homologado por el INTEF. Otro gran bloque de artículos tienen como referencia el impacto de la COVID-19 en el sistema educativo: teletrabajo, protocolos de prevención sanitaria y educativa, etc. Estamos, por tanto, ante una nueva entrega de Supervisión 21, que aporta propuestas y reflexiones sobre temas actuales de gran interés para la comunidad educativa.

Este número, el primero del año 2021, es también el inicio de una nueva etapa pues, como comprobaran nuestros lectores, se han efectuado cambios en el consejo editorial, en el consejo científico y se han incrementado los colaboradores territoriales de la revista. Un remozado equipo que, continuando la labor precedente, impulsará la revista mediante su indexación.

La revista contiene las habituales secciones destacando también el caso práctico planteado que, con seguridad, será de gran interés para quienes estos días preparan oposiciones tras las diversas convocatorias efectuadas o tienen interés por el tema planteado.

Os invitamos a que participéis en el próximo número de la revista, el nº 60, remitiendo vuestros artículos y sugerencias antes del 10 de abril del año 2021 así como a difundir su contenido en las redes sociales. Como siempre, en nuestra página encontrareis las normas de publicación.

Recibid un cordial saludo del equipo que hace posible Supervisión 21. Nos vemos en el mes de abril.

El Consejo Editorial.


Supervisión 21 - Nº 59 - Enero 2021

Otros artículos