EDITORIAL: LAS TAREAS PENDIENTES DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN EN EL CURSO 2021-2022

Iniciado el curso 2021-2022, tras dos cursos con unas circunstancias especialmente adversas, esperamos que el presente suponga retomar progresivamente la normalidad sino igual si parecida a la que en los centros docentes, servicios educativos e inspección educativa se vivía antes de la aparición de la pandemia.

Lo que no volverá a ser lo mismo será el ordenamiento jurídico que regula el derecho a la educación y su desarrollo, y por ende el sistema educativo pues la aplicación de la LOMLOE, iniciada el 19 de enero de 2021, entra este curso en una fase nueva tal como establece la disposición final quinta de la citada ley con la aprobación de lo concerniente a la promoción y titulación del alumnado y posteriormente los reales decretos de currículo de las distintas enseñanzas.

La aprobación de la LOMLOE, en tiempos especialmente difíciles, sin un diálogo sosegado que propugnara el acuerdo, sin una intención real de llegar a consensos hace prever que la normativa será promulgada por el MEFP también sin llegar a grandes acuerdos aunque la nueva ministra, Dª Pilar Alegría muestra un perfil más dialogante que su predecesora tal y como pudimos constatar en la reunión mantenida con ella y otras autoridades ministeriales el pasado 7 de octubre de 2021,  Esto no es óbice para que la comunidad educativa se haya puesto manos a la obra, una vez más, para adaptarse de nuevo a unos cambios que ya observa con escepticismo e inquietud pues avanza el curso y todavía no se ha publicado el real decreto de evaluación, promoción titulación, ni la totalidad de los proyectos de reales decretos de enseñanzas ni tan siquiera se tiene noticia alguna de la propuesta ministerial sobre el acceso, formación y desarrollo profesional docente previsto en la disposición adicional séptima de la LOMLOE y que debe hacerse público antes del 19 de enero de 2022.

El escepticismo de la comunidad educativa no solo tiene su origen en los continuos cambios normativos, y el neolenguaje pedagógico que se trasmite en ellos (perfil de salida, saberes básicos, descriptores…) sino también por la urgencia a la que se aboca al profesorado a realizar los cambios en los proyectos curriculares de los centros, en las programaciones didácticas y de aula, y en la organización académica de los centros. Tras el inicio de la difusión de algunos proyectos de reales decretos de enseñanzas mínimas esperamos que cada Administración Educativa publique lo antes posible el currículo aplicable en su ámbito territorial, así como efectuar los cambios normativos que se precisan en la regulación de la organización  y funcionamiento de los centros docentes,

El profesorado, una vez más, se convertirá en el gran protagonista de la implantación de esta reforma educativa originada por la implantación de LOMLOE, y como siempre, pondrá todo de su parte para hacerlo de forma eficaz aunque no se le haya tenido en cuenta a la hora de diseñar el currículo, ni se hayan evaluado experiencias y prácticas innovadoras, ni ha habido un debate público donde se hubieran expuesto diferentes perspectivas, eso corresponde a los “especialistas”, que por supuesto tampoco se han puesto de acuerdo con los “especialistas” que en su día diseñaron los currículos derivados de otras reformas educativas.

La inspección como siempre actuará con profesionalidad y solvencia técnica, en primer lugar asesorando a la comunidad educativa, especialmente a los equipos directivos y posteriormente supervisando el proceso de implantación de las nuevas normas. En este sentido USIE está realizando un importante esfuerzo para que sus afiliados y colaboradores estén informados y puedan formarse: publicaciones, cursos, jornadas formativas y por supuesto nuestro Encuentro anual.

La publicación del libro “La LOMLOE y su análisis. Una mirada técnica” elaborado por inspectores de educación bajo la coordinación de Antonio Asegurado y Jesús Marrodán, y publicado por nuestra entidad con la colaboración de la Asociación Nacional de Editores de Libros  y Materiales de Enseñanza (ANELE), evidencia esta firme apuesta por difundir la nueva norma desde una perspectiva técnica y rigurosa. El texto, de acceso liebre y consulta gratuita, está resultando un éxito rotundo en la comunidad educativa.

El Encuentro nacional de Inspectores de Educación, celebrado en Zaragoza del 20 al 22 de octubre, ha significado un paso más en esta línea de formación y difusión pues se han tratado temas tan relevantes como la equidad, los nuevos currículos, la nueva formación profesional, etc. El Encuentro, un éxito de participación, organización y calidad de los participantes como se constata en la crónica que se incluye en este número de la revista.

Os invitamos como siempre a leer nuestra revista, que contiene las habituales secciones, siempre interesantes para los profesionales de la educación en general y para los inspectores en particular. También os invitamos a que participéis en ella remitiendo vuestros artículos y sugerencias, está abierta a todos los profesionales de la educación. Podéis remitir hasta el día 1 de enero de 2022, a nuestro correo supervision21@usie.es, vuestras propuestas y colaboraciones para el nº 63, que se publicará a finales del mes de enero de 2022.

Recibid un cordial saludo del equipo que hace posible Supervisión 21.

 

 


Supervisión 21 - Nº62 - Octubre 2021

Otros artículos